Preguntas Frecuentes

Descubre cuáles son los problemas o las dudas más comunes en los pacientes y como pueden resolverse.

Preguntas Frecuentes: Usuarios de C-PAP

La mayoría de las personas se adaptan al CPAP en una o dos semanas. A veces puede llevar un poco más de tiempo, por ejemplo en caso de que sea muy sensible a los ruidos o a la presencia de la mascarilla sobre la cara.

Al empezar el tratamiento debería notar una mejoría inmediata, aunque a algunas personas les lleva más tiempo notarla.

Deberá usar el tratamiento todas las noches mientras duerme. Si no lo hiciera, volvería al nivel de ronquido, apnea del sueño y cansancio durante el día que tenía antes de iniciar el tratamiento.

Si utiliza tratamiento CPAP o binivel (VPAP), la presión permanecerá en los niveles que se adecuan a sus necesidades. Sin embargo, algunas veces es necesario realizar un ajuste fino de los niveles de presión, por ejemplo si gana o pierde peso. Si le resulta difícil tolerar la presión que le corresponde, ésta se puede disminuir ligeramente durante un breve período al comienzo del tratamiento, a discreción de su médico o especialista del sueño.

Un especialista del sueño evaluará en ese caso si reaparecen los síntomas de ronquido y de cansancio diurno. Si utiliza un AutoSet, el equipo ajustará automáticamente los niveles de presión para adecuarse a sus necesidades continuamente cambiantes. Este tipo de tratamiento se recomienda especialmente en caso de frecuentes fluctuaciones de peso, o si toma alcohol o pastillas para dormir con cierta regularidad.

Sí, puede mejorar, pero no realice ninguna modificación en su medicación sin consultar a su médico. Su médico debería controlar su presión arterial periódicamente, aun en el caso de que no haya inicialmente cambios en la medicación.

Es posible. Se encontrará con más energía y motivación para realizar tareas que anteriormente su cansancio y sueño le impedían hacer. Sin embargo, una pérdida de peso sostenida exige cambios a largo plazo en el estilo de vida, en relación con la dieta y la actividad física.

Los equipos modernos están diseñados para ser extremadamente silenciosos. Sin embargo, si experimenta inconvenientes para adaptarse al ruido, intente colocar el equipo en el suelo junto a la cama hasta que el ruido ya no sea una molestia. Un humidificador podría ayudar gracias a que amortigua el ruido.

Póngase en contacto con su clínica del sueño o con su proveedor de equipos para obtener más información. Si el ruido que le molesta proviene del aire que escapa por los orificios de ventilación del armazón de la mascarilla, verifique que no haya nada que los obstruya. De lo contrario, puede colocar el equipo en otra habitación y utilizar un tubo de aire más largo o dos tubos de aire unidos por un conector. Si opta por esto último debe pedir que se verifique la presión de tratamiento que usted recibe para estar seguro de que es aún adecuada para tratar su síndrome de apneas obstructivas del sueño (si el equipo tiene una función del tipo Smart Start esta debe ser desactivada).

El aire frío y seco del tratamiento puede provocar en algunas personas estornudos o que le gotee la nariz. Esto generalmente se alivia en unos días o tras la primera semana. Si no mejorara, debería pensar en usar un humidificador térmico, el cual será de ayuda gracias al agregado de calor y humedad al aire que recibe. Recuerde, si utiliza un equipo CPAP con presión fija, dicha presión tal vez deba ser ligeramente ajustada en caso de usar humidificador. Si usa un equipo AutoSet dicho equipo ajustará automáticamente la presión ante la presencia del humidificador.

Algunas personas experimentan sequedad de la nariz, boca o garganta durante el curso del tratamiento, especialmente durante los meses de invierno. Si el aire que le llega por la mascarilla está frío e interrumpe su sueño, las alternativas son: utilizar calefacción en la habitación, colocar el tubo bajo la ropa de cama (ya que en ese caso el calor del cuerpo aumentará la temperatura del aire que pasa por el tubo), o la humedad al aire que usted va a respirar, reduciendo así estos síntomas y haciendo que sea más cómodo respirar ese aire.

Como la nariz es un punto de entrada muy efectivo cuando se utiliza tratamiento nasal de presión positiva en las vías respiratorias, es necesario que esté despejada. Una opción es usar un descongestivo nasal, esto debería planteárselo a su médico. Tenga en cuenta que el abuso de los descongestivos nasales puede asimismo provocar obstrucción nasal con el tiempo. Tal vez encuentre que la solución para este problema sea el uso de una mascarilla facial, especialmente si no desea usar descongestivos nasales por un período prolongado. Una mascarilla facial cubre tanto la nariz como la boca, de tal manera que, aunque respire por la boca, continuará recibiendo un tratamiento efectivo.

Para impedir que haya fugas de aire desde la mascarilla, su boca debe estar cerrada mientras duerme. Una mascarilla facial que cubra la nariz y la boca asegurará que usted continúe recibiendo un tratamiento efectivo mientras se duerme. Una solución alternativa es usar una correa para el mentón, la cual le puede ayudar a mantener la boca cerrada.

Si sufriera una infección de las vías respiratorias superiores, del oído medio o de algún seno paranasal (sinusitis) antes de continuar el tratamiento debería consultar a su médico. Es probable que le aconsejen suspender el tratamiento hasta que se haya ido la infección. Si sigue con el tratamiento durante la infección, se aconseja limpiar la mascarilla y el tubo más a menudo. Una mascarilla facial puede resultar una buena alternativa en estas circunstancias ya que le cubre tanto la nariz como la boca, y así podrá continuar recibiendo un tratamiento efectivo.

Sí. Si detiene el tratamiento y su bienestar general se deteriora, la recuperación podría llevarle más tiempo. Si va a ser sometido a una cirugía es muy importante que le comunique al cirujano y al anestesista que usted está recibiendo este tratamiento.

El Síndrome de la Apnea Obstructiva del Sueño es una afección prolongada para la cual no se conoce un remedio en el momento actual. Sin embargo, la buena noticia es que el tratamiento con presión positiva en las vías respiratorias puede controlar eficazmente su apnea del sueño, en tanto lo continúe recibiendo.

Si está bajo tratamiento CPAP o binivel (VPAP), esto puede indicar que la presión de tratamiento no es suficiente para controlar por completo su apnea del sueño, y un leve aumento en la presión tal vez solucione el problema. De lo contrario algunos equipos cuentan con una alarma de mascarilla que alerta al usuario que se la ha quitado. Converse sobre este tema con su especialista en sueño.

La primera vez que utilizan un CPAP, la mayoría de las personas experimentan la sensación de que tienen que empujar en contra de un flujo de aire cuando espiran. Puede llevar un tiempo acostumbrarse a espirar contra la presión. Unas sesiones de práctica durante el día mientras descansa o escucha música pueden ser de utilidad para superar esta sensación. Sin embargo, la espiración contra el flujo de aire sucederá en forma automática mientras esté dormido.

Para las personas que experimentan una dificultad inusual en acostumbrarse a respirar contra la presión de aire, algunos equipos de CPAP tienen opciones como la función rampa. Esta permite que usted se duerma a una presión más baja mientras el equipo continúa su ascenso hasta alcanzar la presión total de tratamiento a lo largo de un período de tiempo. De lo contrario, podría considerar un equipo AutoSet o un binivel como el VPAP.

Su equipo no necesitará de un mantenimiento. Sin embargo, para prolongar la vida del equipo, los filtros de aire se deben cambiar cada cuatro a seis meses, según la cantidad de polvo que haya en el ambiente. Un filtro de aire obstruido puede reducir la presión que recibe. Recomendamos que verifique el filtro todos los meses para descartar la presencia de agujeros u obstrucciones por polvo. Antes de irse a dormir, lávese la cara con el fin de eliminar el exceso de grasa facial antes de colocarse la mascarilla. Esto evitará que la grasa de la piel se adhiera a la mascarilla y a la almohadilla.

También recomendamos que no se aplique humectantes en zonas cercanas a los lugares en que la mascarilla tendrá contacto con la cara. Esto ayudará a evitar lo máximo posible que la grasa de la piel se adhiera a la mascarilla y a la almohadilla. El tubo de aire también necesita limpieza. El agua tibia con jabón será suficiente, pero no lo cuelgue fuera para que se seque, ya que los rayos ultravioletas agrietarán el plástico. No utilice compuestos con cloro, pues pueden decolorar o deteriorar el plástico. Después de limpiar todos los productos, enjuáguelos bien para evitar dejar un residuo jabonoso.

Consulte a su médico inmediatamente si experimenta alguno de los siguientes síntomas durante su tratamiento: dolor de cabeza, molestias en la cara o el oído, dolores en el pecho o si en el curso del tratamiento vuelven a aparecer cualquiera de los síntomas de apnea del sueño. Es posible que experimente estornudos, goteo por la nariz u obstrucción nasal, especialmente durante las primeras semanas de tratamiento. Esto puede requerir tratamientos tales como un spray nasal o si los síntomas persisten, tal vez necesite un humidificador. Póngase en contacto con su médico o con su proveedor de equipos para obtener más asesoramiento. No interrumpa su tratamiento CPAP sin la aprobación de su médico. Consulte siempre a su médico si espera encontrarse en una situación en la que no podrá utilizar el tratamiento durante varios días.

¿Tienes alguna otra consulta?

Consultanos sin compromiso y un especialista se encargará de resolver tu duda

contactanos