Preguntas Frecuentes

Descubre cuáles son los problemas o las dudas más comunes en los pacientes y como pueden resolverse.

Preguntas Frecuentes: Cirugías de oído

La otoesclerosis es una enfermedad que afecta el oído interno y el oído medio. La cirugía solo trata la enfermedad del oído medio. Existe un riesgo de alrededor del 1 % de sufrir la perdida total de la audición en el oído operado que puede darse inmediatamente luego de la cirugía o años después. Si esto ocurre este oído no podrá ser estimulado ni siquiera con un audífono. Por eso recomendamos que se pruebe un audífono antes de la cirugía.

El audífono es una alternativa para tratar la sordera tanto o más efectiva que la cirugía y mucho menos riesgosa. El paciente tiene mas riesgo de sufrir meningitis luego de esta cirugia, en el postoperatorio inmediato o años después. Luego de la cirugía debe evitar la equitación el buceo o el paracaidismo. Tampoco puede volar en aviones sin cabina presurizada. Existe la posibilidad de desajustes en la prótesis o problemas de la cirugía que requieran nuevas intervenciones. En algunos casos se observa inestabilidad en la marcha que puede durar un lapso prolongado.

El objetivo de la cirugía no es mejorar la audición, es cerrar el oído medio. Esta cirugía tiene éxito en mas del 80 % de los casos en lograr este objetivo. Existe la posibilidad que la audición empeore luego de la cirugía. Existe la posibilidad que se descubra un colesteatoma en el transcurso de la cirugía o que se genere un colesteatoma luego de la cirugía.

El colesteatoma aumenta la posibilidad (en alrededor del 1 al 3%) de tener infecciones graves y potencialmente fatales en el sistema nervioso central como meningitis o abscesos cerebrales. El objetivo de la cirugía es quitar el colesteatoma y las infecciones que produce, no mejorar la audición. Puede producirse la pérdida completa de la audición o aparecer acúfenos luego de la cirugía. La cirugía es exitosa en mas del 80% de los casos. Pueden requerirse curaciones prolongadas o nuevas intervenciones luego de la cirugía.

Este tipo de complicación pone en riesgo al paciente de perder por completo la audición en el oido afectado y de sufrir meningitis a repetición. El cirujano intentara cerrar la fístula en su oído y evitar estas complicaciones. En algunos casos pueden ser necesarias múltiples intervenciones para lograr este objetivo.

En general las cirugías de oído se efectúan con anestesia general. En nuestros días la anestesia general es un procedimiento muy seguro. Si embargo existen riesgos potencialmente fatales no todos prevenibles bajo circunstancias terapéuticas ideales. Las complicaciones de la anestesia incluyen hipertermia maligna, arritmias cardíacas, lesión traumática de cuerdas vocales entre otras.

Las cirugías de oído también implican diferentes riesgos. Puede haber trastornos permanentes en la percepción del gusto (mayor al 20 por ciento) por afectación del nervio de la cuerda del tímpano. Existe la posibilidad de paresia facial permanente o parálisis facial transitoria luego de la cirugía (menor al 1%). Puede existir una crisis de vértigo intenso luego de la cirugía. Pueden requerirse curaciones postoperatorias prolongadas o nuevas intervenciones luego de la cirugía por complicaciones ocurridas en la cirugía. Pueden aparecer acúfenos luego de la cirugía. Estas cirugías no siempre mejoran los acúfenos preexistentes. Existe la posibilidad (menor al 1 por ciento) de pérdida parcial o total de audición en el oído a intervenir. De darse una perdida total el oído no podrá ser estimulado ni siquiera con un audífono.

¿Tienes alguna otra consulta?

Consultanos sin compromiso y un especialista se encargará de resolver tu duda

contactanos